¿Materias buenas de origen natural?

Home / Cuero / ¿Materias buenas de origen natural?

¿Materias buenas de origen natural?

¿Materias buenas de origen natural? En busca de nuevas materias primas de origen biológico para la industria

Los recursos limitados y la población creciente exigen nuevos planteamientos. Un ejemplo es el uso de productos de origen biológico, como restos de madera, diente de león o glucosa, como complementos del crudo. La bioeconomía está cobrando impulso en todo el mundo, pero, pese a la cantidad considerable de éxitos logrados, aún se necesita mucha investigación y desarrollo. ¿En qué casos los recursos renovables son realmente buenos?
Complementos del crudo

Productos biológicos en lugar de derivados del petróleo: IKEA no es la única empresa comprometida con los plásticos de origen biológico. Unos 100 años después de la invención del primer plástico completamente sintético, la baquelita, a la que pronto siguieron otros miles, los científicos y los fabricantes empiezan a explorar nuevos caminos en la investigación. Los productos del futuro deben ser de alta calidad, pero también estar fabricados con recursos renovables, plantas, residuos orgánicos o microorganismos.

Por ejemplo, el fabricante de juguetes LEGO ha afirmado que, para 2030, quiere fabricar sus piezas de construcción con plástico producido con materiales alternativos. Con este propósito, en 2015 la empresa anunció una inversión equivalente a unos 135 millones de euros para fundar su propio Centro de Materiales Sostenibles. En 2009, The Coca-Cola Company lanzó su tecnología PlantBottle™ y, poco después, otorgó la licencia a otras grandes empresas como la productora de kétchup H.J. Heinz y la Ford Motor Company. Inicialmente, el 30% de la botella de tereftalato de polietileno (PET, por sus siglas en inglés) se fabricaba con material de origen vegetal. El objetivo de Coca-Cola es fabricar la botella PlantBottle empleando únicamente recursos renovables. Durante la próxima década prevén hacerlo con todas las botellas de plástico PET, que representan aproximadamente el 60% de todos los envases de Coca-Cola.

Reducción de las emisiones de carbono

La economía basada en los combustibles fósiles se acerca cada vez más a su límite. El cambio climático y la necesidad asociada de reducir los gases de efecto invernadero nos indican que es hora de replantearse las cosas. «Ahora, los productos de origen biológico son la única alternativa. Sin la bioeconomía, el objetivo a largo plazo de los países del G7 de eliminar las emisiones de dióxido de carbono probablemente no sea alcanzable», afirma el doctor Waldemar Kütt, responsable de la unidad de Procesos y Productos Biológicos de la Dirección General de Investigación e Innovación de la Comisión Europea. El motivo es que las plantas absorben dióxido de carbono del aire mediante la fotosíntesis. «Cuando empleamos este carbono obtenido de las plantas o de la biomasa microbiana en la fabricación de nuestros productos, estamos eliminando CO2 del medio ambiente, en consonancia con el ciclo biológico natural del carbono. No sucede así con el petróleo, que se ha creado a lo largo de millones de años y no ofrece ninguna ventaja en lo referente a la reducción de CO2», explica Ramani Narayan, Profesor de Ingeniería Química y Ciencia de los Materiales en la Universidad del Estado de Michigan (EE. UU.).

Aumento de la capacidad de producción de productos de origen biológico

Hay dos conceptos con los que los consumidores se topan una y otra vez cuando se habla de bioplásticos: de origen biológico y biodegradable. Los plásticos de origen biológico se fabrican a partir de materias primas renovables, pero eso no significa que siempre sean biodegradables. Pueden llegar ser tan duraderos como los plásticos convencionales. Por otra parte, los plásticos fabricados con crudo o gas natural pueden ser biodegradables (véase el recuadro). «La demanda de productos de origen biológico está creciendo y le hacemos frente con nuevas tecnologías e innovación. En paralelo, estamos ampliando nuestra cartera de materiales biodegradables», afirma el doctor Carsten Sieden, responsable de la unidad de investigación en biotecnología blanca de BASF.

Por ahora, los bioplásticos aún representan un pequeño porcentaje del mercado. Suponen menos del 1% de los 300 millones de toneladas métricas de plástico que se fabrican anualmente en todo el mundo. Sin embargo, según los datos de mercado de la asociación de la industria de los bioplásticos en Europa, European Bioplastics, esta cifra debería experimentar un fuerte crecimiento en los próximos años. La capacidad de producción mundial, de alrededor de 2 millones de toneladas métricas en 2015, debería casi cuadruplicarse para el año 2019, alcanzando alrededor de 7,8 millones de toneladas métricas. La mayor parte (aproximadamente el 80%) la forman los bioplásticos fabricados a partir de materias primas de origen biológico, pero que no son biodegradables ni compostables.

Para leer el artículo completo pueden seguir el siguiente enlace: https://www.basf.com/es/es/we-create-chemistry/creating-chemistry-magazine/resources-environment-and-climate/naturally-good-searching-for-new-bio-based-raw-materials-for-industry.html.html

Recent Posts

Deje un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Contáctenos

Utilice este contáctenos para escribirnos tus dudas, muy pronto un técnico se comunicará ustedes.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

BASF y StahlPlástico y/o empaques